Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

lunes, 29 de octubre de 2012

Mi viejo amor: la soledad.

"Esa que durante tantos años había sido mi fiel y única compañía, la que se enteraba de mis vivencias, la que era testigo de mis lágrimas; Podría decir que un día la soledad fue mi mejor amiga, mi peligrosa pero fiel compañera."
La noche generalmente es el mejor momento para ponernos a reflexionar, analizar nuestra acciones del día, revisar qué va bien y qué va mal en nuestra vida. Una de tantas noches me dí cuenta de algo: tenía amigos, tenía familia, tenía pareja, y sin embargo ahí estaba, sola, sin nadie a quien hablarle, sin nadie que me escuchara. Sabía que podía tomar el teléfono, mi novio estaría ahí para recordarme que me amaba, o podía hablar con mis amigos, probablemente hablaríamos tonterías, pero estarían ahí para mi, podía salir de mi habitación, buscar a mi madre y contarle mi día... sabía que la soledad era relativa, y que habían muchos, muchísimos que me amaban y estaban dispuestos a brindarme su tiempo y su atención, sin embargo esa noche no era lo que necesitaba, no era eso lo que mi corazón y mi espíritu pedían.

Aunque se escuche extraño, lo que mi espíritu pedía era precisamente eso: soledad. Me estaba yendo tan bien en la vida, que en efecto, tenía bastantes meses sin recordar a la soledad. La soledad, esa que durante tantos años había sido mi fiel y única compañía, la que se enteraba de mis vivencias, la que era testigo de mis lágrimas; Podría decir que un día la soledad fue mi mejor amiga, mi peligrosa pero fiel compañera. Y ahí estaba esa noche, diciendo presente, haciéndome una especie de escenita de celos, preguntándome ¿por qué la tenía tan olvidada? es cierto que habían cosas mejores que ella, pero eso no significaba que tuviese que condenarla al olvido. La soledad me decía que ella no era del todo mala, aunque esa fama tuviera, me gritaba que de su mano yo aprendía a conocerme a mi misma, reconocía lo que otros serían incapaces de ver; La soledad me hizo recordar que fue a su lado que encontré mis mayores inspiraciones, descubrí mis pasiones, conocí mis talentos.

Lloré tantas noches pidiéndole a Dios que se llevara la soledad de mi vida, pero la soledad no logró comprenderlo ¿por qué? ¿por qué mi rechazo hacia ella? que al fin y al cabo, lo único que había hecho era mantenerse fiel a mi, su presencia nunca hizo falta.

Ahora tenía amores, tenía amigos... tenía una vida entera hecha lejos de la soledad, llegué a pensar que la soledad ya no iba conmigo, que no era necesaria, que no era bienvenida, ¡Pero esa noche descubrí lo equivocada que estaba!.

Sí, esa noche la soledad me hizo revivir nuestro apagado amor, me hizo recordar que de vez en cuando es bueno y necesario tomarse el tiempo de reencontrarse con ella, porque sí, encontrándonos con ella nos encontramos con los más recónditos rincones de nuestra alma. Comprendí que convivir con la soledad no significaba ser personas solitarias, y que en la mente de cada quien estaba hacer de la soledad la peor de las enemigas o la mejor de las aliadas. 

Esa noche me volví a enamorar de mi viejo amor,no me pregunten cómo ni por qué; pero así fue; Y aunque paso las noches en compañía de quien amo, ahora siempre hay un rincón, pequeño pero acogedor en mi colchón para ella, mi fiel compañera: mi amada soledad.

-AdriananRossi.-


3 comentarios :

  1. La soledad es subjetiva... una cosa es la soledad física (no tener a nadie al costado) que es buena para pensar, analizarnos, etc... y otra es la emocional (aquella que se da cuando estas junto a miles de personas pero sientes que ninguna de ellas te comprende, te quiere, etc)... es allí cuando se vuelve mala.

    En mi caso, la segunda es la que me hace daño... y quer siempre quiero botar... porque no me hace un buen post. La primera, como tú, es buena para pensar y también la busco... pues me agrada.

    Cuidate
    Erik!

    pd. Si que escribes mucho jee es que no he podido comentar tus otros post ya que no tengo mucho tiempo, pero cuando pueda paso.

    ResponderEliminar
  2. Creo que ninguna de las dos soledades es completamente mala... todo es relativo, hasta lo bueno y lo malo. Lo que hace daño es el exceso, cualquier cosa en exceso es dañina. Jajaja, comprendo, últimamente ando muy inspirada, tranquilo :)

    ResponderEliminar
  3. mui buena rdactacion te la rifas (Y) !
    me latio u buen !

    ResponderEliminar