Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

jueves, 25 de octubre de 2012

El mundo y sus etiquetas.

"A veces eso es lo único que falta, desprendernos de lo que dicen los demás, comenzar a buscar nuestra propia verdad."  AdriannaRossi.

Eso de las etiquetas nunca se me ha dado. Nunca he logrado terminar de comprender cuál es el afán del mundo por etiquetar a todo y a todos, creo que es nuestra naturaleza de humanos la que nos impulsa a intentar colonizar cada idea que se cruza por la mente.

¿A qué me refiero con etiquetas? simple, a lo que hacemos día con día, juzgar vanal e ignorantemente. Si una persona es unas tallas mayor que nosotros, le llamamos gordo, y si es el caso contrario, le llamaremos flaco. Si una persona tiene una piel más oscura que la nuestra, es un negro, si tiene una piel más clara es un chele. Si vive en una casa mejor a la nuestra es un ricachón, si vive en una casa más humilde es un pobre.

¿No les parece un tanto rídicula esta actitud? probablemente ahora sí, pero admitanlo, todos lo hacemos. A lo largo de mi vida me han puesto mil y una etiquetas, y siguen intentando hacerlo; He sido la fea, la pata, la gorda, la colocha, la creída, la nerd, la rica, la idiota, la emo, la loca, la bipolar, la piojosa, la sin vida, la infantil, la inmadura, la rídicula ... bueno, he sido de todo, y la mayoría de etiquetas de las que he sido víctima no han sido para nada elogiantes.

Un día eso me importó, y me afectó grandemente, porque claro, soy humana, y nuestra naturaleza es buscar encajar y ser aceptados por los demás, pero con el pasar de los años me encargué de cultivar mi pensamiento y mente, y me dí cuenta que era por mucho superior a todos aquellos que buscaban humillarme con sus palabras, me dí cuenta que era mejor que ellos, y que ante mis ojos ellos me divertían con sus inútiles intentos por hacerme sentir inferior.

Intenté por muchos años encajar con las expectativas del mundo, y me dí cuenta que eran objetivos demasiado vanales, comprendí que había mucho más preparado para mi, porque mi inteligencia era ambiciosa, y tenía hambre de crecer en conocimiento y no en apariencia.

Sí, admití que era rara, diferente a los demás, siempre lo había sido, y siempre lo sería, y en vez de reprimir mi rareza, la acepte y exploté, ¡y vaya que me trajo beneficios! todos aquellos que me humillaron, ahora me admiran, los que criticaron mis ideas, ahora las buscan, y sí, muchos de esos que atacaron mi inteliencia ahora están aquí, buscando consejo e inspiración en mi blog para sus vidas.

Llevo tatuadas en mi cuerpo y mi alma incontables etiquetas, etiquetas del ayer y del hoy, y no dudo que me esperan muchísimas más en el mañana, y las llevaré con orgullo, orgullo de lo que dicen y dirán de mí, orgullo de callar las bocas de los que critican, orgullo de mostrarme superior.Y aunque sea contradictorio, yo misma he aprendido a etiquetar a las personas con lo que he aprendido en la vida, y he redefinido los conceptos de ignorancia que tiene el mundo:

Ustedes los llaman pobres, yo los llamo guerreros, porque pese a la precariedad de su vida, siempre se rebuscan para que no falte el pan en su mesa.

Ustedes los llaman raros, yo los llamo incomprendidos, personas demasiado especiales y complejas como para que cualquier ignorante les entienda.

Ustedes les llaman homosexuales, yo les llamo verdaderos amantes, porque aunque el mundo se ponga en su contra, ellos no están dispuestos a callar su amor.

Ustedes los llaman inválidos, yo les llamo héroes, porque logran con su inquebrantable voluntad hacer lo que el mundo pensó imposible.

Ustedes los llaman viejos, yo los llamo sabios, porque trás ese rostro envejecido, existe la experiencia de los años, experiencia que muchos jamás llegarán a tener.

Así es, decidí librarme de las etiquetas del mundo, aprendí a sacar mis propias conclusiones. A veces eso es lo único que falta, desprendernos de lo que dicen los demás, comenzar a buscar nuestra propia verdad. 

-AdriannaRossi.-





2 comentarios :

  1. Este post lo había leído esta mañana ni bien comentaste mi blog, pero no había podido comentar... por eso quise volver a pasar y darte mis felicitaciones por tan maravillosa palabras... las etiquetas en el mundo son lo peor pero no es lo que somos... a veces es mejor vivir con ellos que pretender esconderlas.

    Me gusta como hablas de la homosexualidad (fuera porque yo lo soy) como de todo lo demás.

    Sigue así.

    Erik!

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias por tus palabras! motiva mucho ver que las personas se identifican con lo que escribo. Y sí, al mundo se le hace fácil juzgar, pocos se detienen a mirar las situaciones desde la perspectiva de los que son juzgados. Como dice el slogan de mi blog, el propósito de tidi esto es cambiar mentalidades, letra por letra :) ¡Saludos!

    ResponderEliminar