Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

martes, 23 de octubre de 2012

Cuando todo va mal.

"No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia." Isaías 41:10
¿Alguna vez has sentido que el mundo se pone en tu contra? ¿que Dios te castiga injustamente? ¿que todo sale mal, y aunque parezca imposible, las cosas empeoran cada vez más? Esas malas rachas que parecen nunca terminar ¡vaya que saben llevarnos al límite!

No encontramos explicación ni salida a los problemas, simplemente llegan y nos golpean, una, y otra, y otra vez, hasta dejarnos en el más profundo de los hoyos, donde aunque te esfuerzas, no consigues ver la luz al final del tunel por la inmensidad de la profundidad en la que has caído.

Momentos en los que te enojas con Dios y con la vida, porque la injusticia es demasiada; ¿Para qué? ¿para qué esforzarte por dar lo mejor de ti, por ser buena persona, si Dios parece no reconocerlo? sientes que no recibes ninguna recompensa por todo tu esfuerzo; no te mereces eso que te pasa, comparas tu vida con la de otros, y ves que aquellas que son malas personas, parecen vivir muchísimo mejor que tú, ¿entonces qué hacer? ¿has de convertirte en mala persona? quizá lo has llegado a considerar.

La vida no es justa, nunca lo ha sido y nunca lo será, y muchas veces (la mayoría de las veces) son las mejores personas las que se llevan la peor parte de la vida, son las mejores personas a las que el mundo trata peor, las mejores personas son las discriminadas, las pobres, las maltratadas y olvidadas, y sí, sé que es casi imposible encontrarle explicación lógica a esto, pero es nuestra realidad, lo único que me atrevo a afirmar, es que todas las adversidades que pone la vida, los limitantes y las duras pruebas, alimentan el espíritu, porque al ver tanta injusticia, te propones hacer algo, aunque sea algo muy mínimo, para cambiar la situación. Al ser golpeado tantas veces, terminas volviendote fuerte, inmune a esto, te acostumbras y resignas a que las cosas no son fáciles, y si tomas la decisión de levantarte, será con determinación y total convicción. Recuerda que para alzar el vuelo un avión despega desde abajo, desde el suelo, y trás tomar impulso llega a conquistar los cielos. 

Yo tengo una teoría, siempre pienso en el oro; Y es que para obtener oro puro, se debe fundir, revolver y separar el oro de otros elementos, y es que aunque el fuego nos queme, y en determinado momento sintamos que moriremos sofocados en el calor abrazador de las llamas, este es un proceso necesario para sacar lo mejor que hay en nosotros, un proceso que nos fortalece, nos limpia, y nos prepara, para que al final , seamos tan valiosos como el más puro oro de todos. 

No cualquiera es sometido a pruebas de fuego, hay muchos a los que las cosas "se les dan fácil" ¿por qué? simple, ellos no han sido elegidos para ser los mejores. Aquellos que vienen de abajo, que sufren y escalan peldaño por peldaño en la escalera de la vida, son los que verdaderamente llegan a construir triunfos sólidos y enriquecedores, los que llegan a ganarse la admiración y el respeto del mundo.

¡Sonríele a la vida y agradecele por cada golpe que te dá! piensa que entre más difícil parezca todo, es porque Dios ha depositado mayor confianza en ti, y sabe que tu podrás soportar y cumplir los grandes planes que él te tiene preparados. Y cuando estés en lo más profundo del hoyo, piensa que algún día serás verdaderamente admirado, porque únicamente por tu propia fuerza y voluntad, conquistarás la cima, y no sólo saldrás del hoyo y de la oscuridad, sino que colonizarás los cielos, hasta lo más alto.

Confía en él, pero sobre todo confía en tí, porque si Dios siendo Dios ya ha depositado su confianza en tí ¿cómo no lo harás tú mismo? Dios no necesita "esperar" , él confia en ti, porque él conoce tu destino, él conoce el nombre de cada uno de tus triunfos. Sí, el sabe de qué color será la casa que tendrás, él sabe qué modelo será el automóvil que manejarás, él conoce el nombre de la persona que te amará y con la que compartirás tu vida, conoce la mirada de tus hijos que aún no llegan, Dios conoce la oficina que un día será tuya, él ya te vió triunfando en la vida, realizandote como persona, él conoce cada uno de tus sueños, y desde ya te los entregó, sólo está esperando a que los reclames y hagas tuyos.

Sí, Dios pasa por fuego a aquellos que sabe, están destinados a convertirse en el más puro y valioso de todos los oros.


-AdriannaRossi-

3 comentarios :

  1. Excelente versiculo. Que su Espiritu nos guie en medio de las malas temporadas.

    ResponderEliminar