Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

martes, 30 de octubre de 2012

Hablando con Dios desde mi oscuridad

"Siento los ojos secos de tanto llorar, mi naríz tan roja que parece sangrar; Siento mi mente ahogada de tanto pensar, buscando ínutilmente encontrar salida a este inmenso pesar."


  • No pretendo que entiendan el presente post, porque para ser sincera, ni yo misma lo temino de comprender; A veces el corazón necesita gritar, y por más que intenta su voz no se escucha, y es entonces cuando directamente de él llegan las palabras que los dedos digitan poseídos... Y este día mi corazón necesitaba escribirle al propio y mismísimo Dios.

Ya no puedo más: aunque me esfuerzo por ser fuerte siento que me voy a quebrantar, aunque traté de ser optimista, no sé cuanto tiempo más pueda negar la verdad. Ya no puedo más, busco la fortaleza, pero se me hace imposible de encontrar. ¡¿Hasta cuando Dios?! ¿cuanto más nos vas a probar?! todo lo hemos superado, pero cuando parece que llegamos al final de tus pruebas, tu siempre tienes sorpresas de las malas esperando.

Intento creer en ti, creer en que toda esta pena tú nos la vas a recompensar, pero cuando me detengo y pienso, me doy cuenta que no es justo... lo sé, la vida no es justa, lo he dicho una y mil veces, y lo diré diez mil más, pero para serte sincera, este enojo que siento es imposible de negar.

Creo que es enojo, quizá sea decepción, quizá sea miedo, egoísmo, o simple y ahogado dolor. A veces pienso que no pienso, que vivo la vida únicamente a través de sentimientos; Ya no pienso, sólo siento, y lo que siento ahora es desesperanza, tristeza, agonía... mi corazón y mi razón lo gritan ¡ya no puedes más!, esta carga cada día se hace más difícil de llevar, y aunque el amor me sustenta, siento mis rodillas flaquear.

No Dios mío, yo no soy de piedra, aunque alguna vez así lo llegué a pensar, pero me doy cuenta que soy más frágil y sensible de lo que pensé. Me doy cuenta que las cosas me afectan muchísimo más de lo que creí, me doy cuenta de que estas pruebas son mucho más fuertes de lo que pretendí.

Siento los ojos secos de tanto llorar, mi naríz tan roja que parece sangrar; Siento mi mente ahogada de tanto pensar, buscando ínutilmente encontrar salida a este inmenso pesar.

Ya no puedo más, y sin embargo creo que sí, lo puedo superar; Con el pasar del tiempo esta carga tendrá que alivianar, mi corazón se fortalecerá... sigo creyendo que las cosas pronto van a mejorar, y que tarde o temprano este amargo capítulo lo vamos a superar.

Trato de seguir, perseguir el sueño, pero dime Dios ¿hasta cuando habrá tanto sufrimiento?, intento creer que te apiadarás de mi, intento creer que pronto le pondrás fin... ¿pero y si no? Dios mío, no sé cuanto más podré soportar. Ayudame a no soltar lo que me pertenece, ayudame a no dejar ir mi bendición, ayudame a sacar fuerzas de donde ya no hay, ayudame a revivir esta fría y muerta ilusión. Mi pasión está, porque está el amor, pero necesito fe, una fe de verdad, una fe que todo lo soporte, así como todo lo soporta mi amor.

¡Necesito acción! ver la salvación, ver que no estoy sóla, me respalda Dios. Necesito palabras, pero no las viejas... necesito aliento para lo que espera. Necesito algo, y no sé bien qué, sólo sé que busco algo en qué creer.  Busco fortaleza, busco ver la luz, busco ser valiente...

¡Ya no quiero llorar! quiero ser yo la fuerte, quiero ser la que protege, quiero ser la que entiende; Busco madurez, busco sencillez... quiero un par de alas y poder volar, quiero ver los hechos, dejar de soñar.

¡¡¡YA NO PUEDO MÁS!!! y sin embargo sigo y seguiré creyendo... porque estás conmigo, y tengo a mi amor, y si a ambos tengo, veré salvación. Tú eres mi respaldo, y él mi gran amor, y si no me sueltan, veré salvación. Gracias padre mío por siempre escuchar, sólo yo te pido: no te vayas a tardar.

-AdriannaRossi.-

2 comentarios :

  1. Soy alguien que ha creído en Dios durante mucho tiempo, quizás hoy este pasando por una confusión, aun así te puedo asegurar que Dios no te da las pruebas. Si meditamos un poco la biblia, quién es el enemigo de Dios? y si nosotros somos sus hijos, quién es nuestro enemigo?... al enemigo no le pidas "no ataques a mi familia, mi pareja o mis amigos" porque sabes qué... te va a dar donde a ti más te duele. Donde tú eres más vulnerable, allí te va a atacar... por eso es que tras una prueba sientes que viene otra más difícil.

    Dios está para sentirnos capaces de seguir adelante... no para darnos pruebas tontas... y si te pregunta porque deja, es para fortalecer nuestro corazón... no lo volverá de piedra, sino uno fuerte capaz de soportar una tormenta.

    Cuidate
    Erik!

    ResponderEliminar
  2. En ese caso afirmas mi teoría, es como el caso de Job ¿no? ... Lo sé, Dios busca fortalecerme, pero sinceramente a veces siento que se le pasa la mano, sobreestima mi capacidad de soportar los golpes de la vida.

    ResponderEliminar