Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

jueves, 18 de octubre de 2012

Aceptarse a uno mismo, aceptar su realidad.

"No busques la felicidad lejos de ti, búscala dentro de ti porque ahí se encuentra."
 

¡Que difícil es eso de aceptarse a uno mismo! ¿o no? creanme, si hay algo por lo que los seres humanos podemos ser caracterizados es por la inconformidad que tenemos al respecto de nuestro propio ser.

Siempre hay algo que no está bien con nosotros: si estamos muy gordos queremos ser delgados, y si estamos muy delgados, queremos engordar, si somos de cabello rizado, queremos cabello liso, si tenemos el cabello liso anhelamos los rizos, cuando estamos solteros queremos pareja, y cuando la tenemos extrañamos la soltería, cuando somos niños queremos crecer, y cuando crecemos dariamos lo que fuera por volver a ser niños... y así una infinidad de cosas que podría mencionar, y que estoy segura que los identificaría. 

¿Por qué? ¿por qué somos tan inconformes? eso mismo me pregunta mi madre seguido, y admito que tiene toda la razón. Lo tenemos todo para triunfar en la vida, para ser felices en el mundo, tenemos salud, alimento, abrigo y amor, ¿qué más queremos? si lo bello del mundo es gratis, la luz del sol en cada nuevo día, el aire que respiramos y que nos brinda vida, el amor de nuestra familia, el aprecio de nuestros amigos, los hermosos paisajes que podemos disfrutar, el canto matutino de los pajaritos, ¿alguna vez les han cobrado por esos pequeños grandes placeres que el mundo y la vida nos ofrecen? sinceramente, no lo creo posible.

Es cierto, probablemente hay muchas cosas que anhelamos, y que no podemos tener, ya sea por falta de dinero, o diversas situaciones de la vida, siempre habrá algo que queremos, y que no tenemos, pero ¿para qué amargarnos la existencia pensando en lo que no tenemos? ¿no creen que sería mejor comenzar a vivir agradecidos por lo mucho, muchísimo que tenemos?

Una vez cuando era pequeña, curioseaba por la casa de mi abuela, recuerdo que había un cuartito oscuro, lleno de cajas empolvadas, y paredes tapizadas de telas de araña, siempre me dió miedo entrar ahí, pero no sé por qué, una tarde me atreví y entré. Las cajas se apilaban, una sobre otra, sobre otra y sobre otra, y por alguna razón, dentro de mi inocencia infantil imaginé que dentro de esas cajas, seguramente habían muchos juguetes olvidados, esperando a que yo los encontrara.

Comencé a intentar trepar por sobre las cajas, con miedo a que algún ratón, o una enorme cucaracha apareciera y me atacara, pero estaba decidida a averiguar que era lo que había en esas cajas, y lo estaba logrando, casi llegaba a la cima de la montaña de cartón, pero justo en el último momento, no sé cómo ni por qué, las cajas cedieron a mi peso, y caí con todo y ellas al suelo. Pense en llorar, pero no lo hice, probablemente nadie me escucharía, así que me levante y me sacudí todo el polvo.

Me percate de que al caer las cajas, su contenido había volado por toda la habitación, y  me decepcioné al ver que en su mayoría, todo era papeles, viejos libros, fotografías y trapos sucios, ni un sólo juguete. 

Ahora bien ¿por qué les he contado esta lejana anécdota de mi vida? ¿con qué propósito? pues, entre todos esos papeles y cosas que en ese entonces me parecian irrelevantes, hubo algo que me llamo la atención, bajo documentos y trapos, había una pequeña ficha enmarcada, en realidad era un pensamiento, pensamiento que pese a mi corta edad pude interpretar perfectamente, y que hasta el día de hoy sigo recordando y repitiendo a cada persona que puedo; el pensamiento decía así:


"Sufrimos mucho por lo poco que nos falta, y disfrutamos poco por lo mucho que tenemos." -Anónimo-


Podría escribirles mucho más, podría alargar la entrada, poner mayores reflexiones, o seguir hablandoles de mis incotables experiencias respecto a esto, pero no lo haré, nada que yo pueda decir, será tan claro y verdadero cómo ese pensamiento. Evaluense, evaluemos nuestra actitud, comencemos a dar valor a las cosas que verdaderamente importan, y aprendamos a ser agradecidos con Dios y con la vida.


-AdriannaRossi.-





No hay comentarios :

Publicar un comentario