Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

domingo, 14 de julio de 2013

Algún día

Algún día tendrás esa sensación, de que el orgullo no te cabe ya en el pecho, de que el corazón se te sale, y de que te elevas, por tanta felicidad que sientes.
Hoy las cosas son difíciles, y se llegan a sentir hasta imposibles. La carga cada vez pesa más, y siento como mis piernas flaquean, y mi cuerpo dice a gritos que ya no puede más. Siento mi corazón, que tiembla de miedo,  y mi alma que se deshoja, temiendo ya no soportar. Llega ese momento en que ya no puedo más, ese momento en que exploto, me quebranto, lloro y miro que el pozo en el que estoy sumergida es tan profundo, que llego a dudar poder salir de el... Y es que Dios se ensaña tanto con nosotros, y nos hace las cosas tan difíciles, que ya no veo salida, ni camino por dónde seguir.

Hoy mismo, lloro, sufro, y me desarmo... y por más que lo intento, todo se sigue desmoronando; Viniéndose encima, aplastando mi ya demacrado cuerpo, mis ya famélicas esperanzas. Las lágrimas llegan a nublarnos, ya no vemos el camino, y como la ley de Murphy no se equivoca, no hacemos siquiera el intento de limpiar nuestras lágrimas, sentimos que ya no vale la pena seguir, ¿para qué ver un sendero, que muy probablemente no nos llevará a nada? 

Hoy día me deprimo, y sólo veo como todo empeora, como la situación no cambia, como seguimos en las mismas, sin parecer progresar. 

¡Pero no! Yo sé que esto no será así para siempre, yo sé que estas son las pruebas que tengo que superar... esas pruebas que te fortalecen, y te hacen crecer, esas pruebas que te preparan para conquistar las grandes adversidades de la vida, esas pruebas de fuego, que te pulen como el más brillante y atesorado oro.

Algún día todo esto habrá valido la pena, lo sabremos. Algún día miraremos hacia atrás, y nos daremos cuenta del largo camino que hemos recorrido, de todas las piedras que hemos tenido que ir sacando de nuestros zapatos, miraremos el océano de lágrimas que hemos dejado atrás, todo el sufrimiento que tuvimos que soportar, todos los fracasos de los que fuimos víctimas, y todas las caídas, de las que siempre nos volvimos a levantar... Miraremos nuestro cuerpo y nuestra alma, y ahí estarán las cicatrices, cicatrices que evidencian lo mucho que nos costó...

Recordaremos estos momentos en que las cosas parecieron imposibles, en los que estuvimos a punto de dejar de intentarlo, tirar la toalla y resignarnos a que nuestros sueños, eran sólo fantasías que jamás se volverían realidad. Recordaremos cada lágrima, cada gemido callado, ese dolor que nos tragamos, aparentando ser fuertes, no ante los demás, sino ante nuestra propia y frágil esperanza.

Nos costará, sí, y mucho... quizá más de lo que pensamos. En esta vida, nada es fácil ni regalado, en esta vida el que quiere triunfar y llegar lejos, antes tiene que sufrir, y dejar sangre, sudor y lágrimas tras de si, en el camino. Pero te aseguro que algún día, llegarás, llegaremos.

Algún día tendrás esa sensación, de que el orgullo no te cabe ya en el pecho, de que el corazón se te sale, y de que te elevas, por tanta felicidad que sientes. Se dibujará una sonrisa en tu rostro, de esas sonrisas que van de oreja a oreja, y tus ojos brillarán, con ese brillo que sólo la mirada de un héroe consigue tener, ese brillo lleno de garra y emoción, ese brillo de saber que te propusiste comerte al mundo, y lo lograste

Porque sí, no tengo dudas... lo vamos a lograr, porque podemos hacerlo, porque queremos hacerlo, porque no hay nada que nos lo impida, porque nuestras ganas pueden más, porque estamos juntos y decididos, por eso sé que vamos a llegar, llegar lejos, llegar alto, llegar hasta donde nadie cree que podemos llegar, hasta donde ni en nuestros más alocados sueños lo hemos imaginado... ahí vamos a llegar.

Sólo se trata de eso, de querer y creer, quererlo con todas tus ganas, con todas tus fuerzas, y creer que lo puedes hacer, que eres capaz, que no hay nada que no puedas, mientras de verdad lo quieras. 

Algún día estaremos ahí, alto, lejos, a dónde ahora sólo soñamos estar, ahí estaremos. Algún día nos miraremos a los ojos, y esbozaremos una sonrisa, diciendo que lo logramos.

Mientras tanto sigo aquí, sufriendo, soportando, volviéndome cada vez más fuerte... preparándome para merecer ese lugar, ese gran triunfo, ese destino que nos espera. Lloro, y sangro, pero sé que el sufrimiento, las lágrimas y la sangre, no son en vano. Mientras tanto sigo aquí, para ti, siempre.

Cuando algo de verdad se quiere, siempre es necesario hacer grandes sacrificios, y es que, entre más cueste, más maravilloso será, más valdrá la pena. Lo que fácil viene, fácil se irá... pero lo que te cuesta de verdad, eso ya es tuyo, y nada ni nadie te lo quita, puesto que está tan aferrado a ti, como tu carne y sangre, es una extensión de tu alma y de tu corazón. Lo que te cuesta de verdad, tiene tatuado tu nombre, siempre fue tuyo, y siempre lo será.

Algún día amor mío... uno no muy lejano, uno que desde ya nos espera; Vamos a llegar.

-AdriannaRossi-

2 comentarios :

  1. Wow! Que precioso texto. Relatas una realidad de la vida, pero eso de que Dios se ensaña con nosotros no me parece cierto, creo que Dios o la vida, como queramos llamarlo, es tan sabio que sabe que primero tenemos que caer para aprender a levantarnos y hacernos mas fuertes con cada caída, sabe que tenemos que luchar las cosas que queremos para que nos duren el tiempo que queremos, sabe todo eso que tu escribes aquí y muchas cosas mas, y por eso en la vida primero aprendemos :)
    Me gusto muchísimo este texto, un beso enorme ♥

    ResponderEliminar
  2. En ocasiones hay que juntar una pizca de resignación y mucha paciencia para superar los obstáculos que nos pone la vida (a veces nosotros mismos), no hay mal que dure cien años! Recuérdalo!”!

    ResponderEliminar