Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

miércoles, 12 de junio de 2013

Perdonar de corazón.

"El primer paso para perdonar de corazón es estar dispuesto a hacerlo, tener la voluntad, nada en esta vida se logra si no existe una voluntad y un deseo para hacer las cosas, la voluntad es fundamental."

Todos en esta vida hemos sido lastimados más de una vez, de hecho me atrevería a jurar que es imposible que sólo hayamos sido lastimados una, dos, o menos de una docena de veces en la vida... ser lastimados y traicionados es una suerte innegable, algo a lo que nacemos condenados, y que tarde o temprano ocurrirá. Nos lastiman nuestros amigos (algunos no tan amigos), nuestros amores, nuestra familia, e incluso nosotros mismos, solemos lastimarnos y martirizarnos sólo porque sí. 

Generalmente nos volvemos más vulnerables a ser lastimados cuando caemos en la trampa del cariño, cuando ponemos sentimientos sobre la mesa, cuando entregamos nuestro corazón a algo o a alguien, ¡es ahí cuando verdaderamente sabemos lo que es el sufrimiento!, pero aunque parezca lo contrario, no escribo esta entrada con el propósito de hablar sobre las muchas o pocas veces que nos lastiman, o las maneras en las que lo hacen... quiero escribir sobre lo que viene después de habernos enfrentado a un dolor así de profundo e íntimo: la decisión de perdonar; Y no me refiero a un aparente perdón, sino a perdonar verdadera y completamente, perdonar de corazón.

Se preguntarán ¿cuál es la diferencia?, para muchos perdonar es sólo decir y aceptar ante el otro que la falta ha sido olvidada, que ya no hay rencores, que todo pasó... pero del dicho al hecho hay un muy largo trecho, ¿no creen?, yo sé que sí, y hablo con la autoridad que me ha dado la experiencia.

Perdonar de corazón va mucho más allá de las palabras, es algo imposible de percibir para los demás, porque si bien es cierto, podemos engañar a todo el mundo, jamás podremos mentirnos a nosotros mismos o a nuestra conciencia, y si lo intentamos hacer, sería algo verdaderamente penoso. Perdonar de corazón es un verdadero reto, todo un proceso que puede demorar años... es como una herida, tomará su tiempo en cicatrizar, pero debemos tener en cuenta que las heridas del alma son aún más dolorosas y profundas que las heridas físicas, por ende tardarán mucho más tiempo en sanar que algún mallugón que nos podamos dar en nuestro cuerpo.

Los seres humanos por naturaleza tendemos a ser un poco rencorosos, y no me digan que no, todos tenemos algo de eso, algunos más que otros, pero así somos. Entonces, el primer paso para perdonar de corazón es estar dispuesto a hacerlo, tener la voluntad, nada en esta vida se logra si no existe una voluntad y un deseo para hacer las cosas, la voluntad es fundamental.

Después de haber aceptado que en efecto, pese al dolor que nos han causado, estamos dispuestos a perdonar a esa o esas personas,  sigue un proceso de concientización, sopesar la situación: "me lastimó, me dolió, y me dolerá por mucho tiempo." Debemos de ser realistas, aceptar que probablemente las cosas nunca más volverán a ser iguales, la confianza perdida, difícilmente se recuperará, es cierto, pero perdonar de corazón a las personas nos quitará una gran carga emocional, ya que guardando rencores los únicos que salen afectados, al final de cuentas, seremos nosotros mismos.

Finalmente, debemos dejarle en claro a la otra persona lo que sentimos, expresarle lo mucho que nos han lastimado sus acciones, ser sinceros, y sacarlo todo, no guardarnos nada; Es sumamente necesario hacer esto, pero de manera tranquila, madura y civilizada, sin necesidad de recurrir a gritos, sin necesidad de hacer escenas, que nuestras palabras no se vuelvan reproches, simple y sencillamente debemos externar las cosas, sin más interés que ese, sacar lo que llevamos dentro. En ningún momento debemos pretender hacer sentir culpable a la otra persona, ese no es el objetivo, si de primas a primeras vamos con esas intenciones, entonces no estaremos haciendo nada bien.

Ahora sólo quedará un paso, que probablemente suene sencillo, pero creánme, será lo más difícil de todo: dejar que el tiempo haga su trabajo, que sane las heridas, y que poco a poco, vaya eliminando nuestro dolor. Cuando menos lo sintamos, podremos respirar tranquilos, nos sentiremos nuevamente felices, listos para recomenzar, más maduros, espiritualmente fuertes... y entonces sabremos que en efecto, hemos aprendido a perdonar de corazón.

¡Buena suerte!

-AdriannaRossi-




8 comentarios :

  1. Todos merecemos una segunda oportunidad y perdonar no es malo, liberas una carga emocional. El tiempo también influye, demora pero hace posible pero uno nunca olvida del todo. Buen post!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es... hay una diferencia muy marcada entre perdonar y olvidar. De hecho, no creo que sea bueno olvidar, aunque recordar nos lastime, porque así evitamos caer nuevamente en los mismos errores.

      Un abrazo, gracias por leerme.

      Eliminar
  2. Grandes conocimiento que quizas uno tiene, pero siempre es bueno que alguien se lo recuerde.

    Buen post
    Erik!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, necesitamos siempre un empujoncito.

      Saludos.

      Eliminar
  3. Wow, eres una chica muy lista. Es cierto, lo mas dificil es el ultimo paso! Dejar pasar el tiempo es tan dificil. Bueno, a mi en ocasiones se me olvidan los errores de la gente y bueno, es cierto hay q perdonar
    Me gusta lo que escribes :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por leerme, me alegra mucho que te hayan gustado mis escritos.

      Un gran abrazo, espero verte por aquí nuevamente.

      Eliminar
  4. Perdonar... un tema facil del cual hablar pero dificil para actuar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, lleva tiempo, mucha voluntad, y cuesta demasiado... pero se puede. Eso si, nunca hay que olvidar.


      Saludos!

      Eliminar