Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

jueves, 15 de enero de 2015

¿Cuánto te costó enamorarme?

No ha existido un sólo día en el que no despierte con la convicción de amarle más que el día anterior, no ha existido un sólo día en que no agradezca a la vida y a Dios por el maravilloso hombre que tengo a mi lado.
El otro día mientras chateaba con un amigo y le contaba lo feliz que era al lado de mi esposo, él me hizo una pregunta que me dejó mucho en qué pensar; él pregunto: ¿cuánto le costó a tu esposo enamorarte?-  No supe con exactitud que responderle. 

Seguí pensando en esa pregunta por el resto de la tarde, a decir verdad ni siquiera me di cuenta en qué momento comencé a enamorarme, nuestro noviazgo comenzó de la nada, después de un corto tiempo de coqueteos e indirectas comenzamos a ser novios, nos tomamos de la mano y ya nunca nos soltamos.

En la noche cuando finalmente mi esposo llegó a casa no dude en preguntarle ¿cuánto le había costado enamorarme? porque realmente yo no sabía cómo ni en qué momento lo había hecho, de lo que si estaba plenamente segura era de que me encontraba total, perdida e irremediablemente enamorada de él, así era, sigue siendo mi realidad: amanezco cada día más enamorada del hombre que tengo a mi lado, despertar y que sea su rostro lo primero que vea cada mañana llena de alegría mis días, sentir su calor y dormir arrullada por el leve y apacible sonido de su respiración, pasear de su mano, tener la oportunidad de llenarlo de abrazos y besos siempre que puedo, todos esos son detalles que me han hecho sentir privilegiada, mi vida está llena de esos pequeños privilegios que muchos no se detienen a apreciar, privilegios de una vida colmada de amor pero ¿cómo llegué a este estado? ¿cómo llegamos a esto?

Ante mi pregunta mi esposo solo sonrío, se sentó a mi lado y abrazándome por la cintura me susurró al oído: yo sólo te amé y me entregué a ti. Y así, me plató un buen beso y siguió como si nada, sabiendo a la perfección que me había dejado totalmente embobada y aún más enamorada y loca por él.

Podría haber parecido una respuesta simple, pero en definitiva tenía el secreto, la clave de todo. Yo soy el espejo de mi esposo: el me amó con locura, se entregó sin medida, confió en mi, me fue incondicionalmente fiel ¿qué obtuvo? ¡eso mismo! reflejé lo que él me hacía sentir, y de igual manera le amé con locura, me entregué sin medida y le fuí incondicionalmente fiel.

Sí: sembramos lo que cosechamos, recibimos lo que damos.

Ya son casi cuatro años juntos y orgullosamente puedo decir que no ha existido un sólo día en el que no nos repitamos que nos amamos al menos una docena de veces, no ha existido un sólo día en el que no despierte con la convicción de amarle más que el día anterior, no ha existido un sólo día en que no agradezca a la vida y a Dios por el maravilloso hombre que tengo a mi lado.

Han habido también incontables peleas, pero nuestras peleas han sido como castillos de arena: pueden llegar a parecer inmensas fortalezas, pero sólo es cuestión de esperar un momento para que la marea suba y el mar se los lleve sin dejar evidencia de su existencia. La marea que sube es la de tus besos, capaces de borrar cualquier señal de enojo o tristeza en mi. Un abrazo y un te amo sinceros son capaces de botar todo el orgullo y dejar en el olvido cualquier enojo.

No sé con exactitud cómo comenzó a escribirse nuestra historia, pero sé que ésta historia no tendrá fin. Sólo me queda decirte: gracias por existir, gracias por decidir quedarte conmigo.

-AdriannaRossi.-

2 comentarios :

  1. le doy la razon a tu esposo, solo es cuestion de amarse y entregarse pero de verdad. NO hay otra manera. Espero que lo mejor les suceda.

    ResponderEliminar
  2. Yo soy escéptico ante los "para siempre", pero es bueno creerlo hasta donde se pueda.

    ResponderEliminar