Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

viernes, 2 de enero de 2015

Cuando un niño muere.

Homero es un solo caso, al rededor del mundo son miles y miles los niños que se encuentran luchando contra diferentes tipos de enfermedades, niños que al igual que Homero se aferran a la vida.

Hoy me han tocado el corazón, un pequeño niño argentino al que nunca conocí personalmente se metió en mi vida a través de facebook: se llamaba Homero, tenía leucemia y el día de ayer falleció.

Sí, es cierto que la muerte es parte inevitable de la vida, también es cierto que si de algo podemos estar seguros es de que un día vamos a morir, nacemos sentenciados a la muerte, la muerte es natural ¿Pero cómo explicarle eso a un padre que esperaba ver a su hijo crecer y convertirse en hombre? ¿Cómo explicarle eso a un padre que soñaba con ver a su hijo graduándose un día?¿cómo explicarle eso a un padre que anhelaba el momento de que su hijo siendo ya hombre se casara? un padre que soñó con conocer a sus nietos, un padre que siempre pensó ser enterrado por su hijo hoy está aquí, enterrando él mismo a su pequeño que tuvo un paso demasiado apresurado por esta vida.  

Es cierto, yo misma aún no he tenido la bendición y el privilegio de convertirme en madre, pero no es difícil imaginar (aunque sea remotamente) el sufrimiento por el que los padres del pequeño Homero están pasando en éste momento... He seguido el caso de Homerito durante meses a través de su fan page Unidos por Homero, he visto las subidas y bajadas que la salud del pequeño niño ha tenido, pero sobre todo he sido testigo de que aún en los peores momentos Homero siempre tuvo una sonrisa que regalar, Homero luchó, soportó infinidad de cosas, sufrimientos que aún nosotros como adultos a penas podríamos sobrellevar.

Durante meses Homero se mantuvo firme, con la fe puesta en un transplante de médula que parecía nunca llegar, pero que finalmente llegó. Homero recibió su transplante de médula ósea, parecía que finalmente el niño y su familia verían la luz al final del oscuro túnel pero ya saben cómo es la vida, da giros inesperados, las cosas siempre se complican,la salud de Homero se complicó. Debido a fallas renales el pequeño fue declarado muerto el día de ayer, primero de enero de 2015.

Muchos el primero de enero aún luchan contra los efectos de la resaca que les provocó la noche de copas anterior, otros más afortunados se van a las playas o centros turísticos para darle una buena bienvenida al nuevo año, otros prefieren dormir hasta tarde... Pero en un lugar de Argentina (y en muchas partes del mundo) los padres de un niño que durante meses se aferró a la vida estaban recibiendo la desoladora noticia de que su hijo, su pequeño campeón, su milagro de vida había perdido la batalla, Homero había decidido que ya era suficiente, decidió no seguir sufriendo más, merecía descansar.

No tengo palabras para expresar lo que siento, mucho menos para hacerles saber mis condolencias a los familiares de Homerito, pero sí quiero que sepan algo: la vida e historia de Homero trascendió más de lo que imaginan, tocó una cantidad inimaginable de corazones, entre ellos el mío.

Homero hoy es un ángel que no murió en vano, pues logró lo que la mayoría de nosotros probablemente jamás lograremos: tocar corazones, marcar vidas. La huella que Homero ha dejado ya nada la borra. Homero fue ejemplo de vida, ejemplo de lucha, ejemplo de amor, Homero nos demostró que pese a  las enormes dificultades que la vida nos pueda presentar siempre es posible afrontarlas con una sonrisota en el rostro.

Cuando un niño muere no caben las palabras, el sentimiento puede más. Cuando un niño muere la vida parece haber perdido por completo su sentido ¿acaso la vida se volvió loca? ¡un niño no debería morir! no debería, pero siempre ha pasado, siempre pasa y seguirá pasando.

Homero es un solo caso, al rededor del mundo son miles y miles los niños que se encuentran luchando contra diferentes tipos de enfermedades, niños que al igual que Homero se aferran a la vida, niños que crecen entre hospitales y tratamientos en lugar de andar por ahí correteando en los parques o aprendiendo en la escuela. Homero no falló en su intento por vencer a la enfermedad, simplemente decidió que era momento de descansar, Homero es un campeón que ganó un mayor premio que el de sanar: Homero ganó el reino de los cielos. 

Cuando un niño muere cobra vida un ángel.

La gente dice que cuando se muere un niño, su almita vuela donde se encuentra Dios, Entonces dicen que ha ganado el cielo un ángel que le hacia falta y que por eso lo llamó;Y que ha de estar allá en el cielo eternamente y para siempre al lado del creador.
Que se enfermó mi hijito ya se cumple un año, de un mal extraño, no se puede curar, yo se que va a morir, lo siento aquí en el alma y al mirarlo sufrir, se que lo sabe ya.

Maldita enfermedad, nadie puede aliviarla, la ciencia nada puede hacer por ayudar.

Si ha de morir, que sea señor tu voluntad, no puedo resignarme, ¿Porque sufrir esa terrible enfermedad para volverse un ángel?
Señor perdona si te ofende la oración con que a ti me dirijo, Si tú ya tienes muchos ángeles y yo, yo solo tengo un hijo. 
-Los Tigres del Norte.-






1 comentario :

  1. Muchas gracias Adrianna por tu comentario en mi blog! me encantó también entrar en el tuyo,tiene mucha sensibilidad y emoción a flor de piel! un abrazo!

    ResponderEliminar