Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

martes, 2 de abril de 2013

Dios no tiene nombre.

"Mi mamá me dice hija, mi novio me dice 'mi amor', mis amigos me dicen Adri, mis maestros me llaman por mi apellido... Me dicen de diferentes formas, pero sé que se refieren a mi, y respondo cuando me llaman."

Hace unas pocas semanas un viejo amigo de la infancia me contactó por facebook, me pregunto sobre mi novio (que raro pensé), pero en fin, lo que él quería saber era qué tipo de instrumentos tocaba mi chico, ya que en efecto, Alex (mi novio) es músico, y toca más de un instrumento. Le dije que hasta donde yo sabía tocaba bajo, guitarra, batería y todo tipo de percusión, a lo cual mi amigo pareció sumamente emocionado...

"¿Toca bien la batería?" preguntó.
"Es de los mejores" dije sin dudar, aunque en realidad no sé cómo se califica o evalúa a un batero, pero entiendan, es mi novio, lo amo y estoy embobada con él, para mi siempre será el mejor en cualquier cosa que haga. Pero tomando eso a consideración le pase a mi amigo unos vídeos de la banda de mi chico, en donde se podía ver y escuchar su desempeño, para que mi amigo por si mismo le evaluara.

Después de ver los vídeos mi amigo fue al grano: "Estoy trabajando en un proyecto" confesó, "busco conformar una banda, tenemos el apoyo de productores extranjeros, y un estudio de grabación formal en donde grabar sin pagar absolutamente nada." ... me quedé sin contestar, esperando que dijera que pretendía con mi novio. "Nos hace falta baterista" aceptó finalmente. Estaba casi segura de que Alex aceptaría, estaba enamorado de la música y de cualquier actividad relacionada, además justamente en este momento la universidad le estaba dejando mucho tiempo libre, así que le dije a mi amigo que hablaría con él, y veríamos qué pasaba. Para no extenderme mucho basta con decir que mi novio aceptó la oferta, y se pusieron de acuerdo para reunirse y ensayar en la casa de otro de los integrantes, un chico judío que al parecer era quien tenía los contactos en el extranjero.

Con la dirección del judío en la mano mi novio y yo nos dirigimos a su casa, un poco extraviada de donde vivimos nosotros, pero teníamos una breve noción de cómo llegar. Alex y yo tenemos la buena, o en algunos casos mala costumbre de ser sumamente puntuales (a veces demasiado), llegamos a la casa de este chico antes de lo que él esperaba, pero muy amablemente nos hizo pasar y nos atendió. Su casa estaba llena de objetos y simbolismos propios de la doctrina judía, lo cual nos pareció curioso e interesante, a mi en lo personal más que nada. Llegamos poco después de la hora de almuerzo, mi novio y yo habíamos procurado comer antes para no molestar a nadie, sin embargo el chico judío estaba preparando comida, y dijo que su tradición era siempre compartir sus alimentos con los invitados, a lo cual no nos pudimos negar.

A la mesa estábamos el chico judío y su novia, quien vivía con él, y mi novio y yo. De la nada surgió la conversación sobre las creencias religiosas de cada quien, lo cual nos incomodó a Alex y a mi, pero no podíamos ser mal educados y les seguimos el hilo. 

"Ustedes le llaman Dios, sin saber la verdadera etimología de esa palabra... es una ofensa." dijo la chica judía. "Es quizás por eso que se quejan tanto de que su Dios no contesta sus oraciones..." prosiguió "si tú te llamas Adrianna y yo te grito desde el otro lado de la habitación Laura, no me voltearás a ver, me ignorarás porque ese no es tu nombre." finalizó.

El chico judío dijo que nosotros vivíamos en la ignorancia en cuanto a la fe, creíamos lo que queríamos creer, lo que se nos había inculcado sin buscar respuestas y explicaciones más allá de lo que se nos había dicho. Alex, que no es partidario de religiones me miraba con cara de quererse ir, y yo también me empezaba a incomodar bastante.

Intenté quedar sumisa y callada, estaba bajo el techo de ellos y sentí que lo correcto era respetar sus creencias, pero ya me conocen, cuanto tengo algo que decir siempre termino diciéndolo.

"Sinceramente creo que eso es cuestión cultural..." interrumpí tímidamente. "Si hablamos de un ser supremo que conoce los deseos e intenciones más intimas de nuestro corazón la verdad no creo que le importe mucho como le llamen, siempre y cuando sepa que se clama a él con amor y respeto, y sobre todo mucha fe..." Me sentí fuerte y lista para terminar: "algunos le dirán Dios, otros Jehovah, otros Yeshua, otros Yahve... él sabe que por naturaleza somos ignorantes, y en lo personal pienso que así como no se sabe realmente si hay o cuál es la religión o doctrina correcta, también se ignora cuál será el nombre de ese ser supremo en el que la mayoría cree... En lo personal yo le llamo Dios, y sé que él me escucha, es como con cada persona : mi mamá me dice hija, mi novio me dice 'mi amor', mis amigos me dicen Adri, mis maestros me llaman por mi apellido... Me dicen de diferentes formas, pero sé que se refieren a mi, y respondo cuando me llaman. No me molesta que me digan de distintas maneras, siempre y cuando se refieran a mi con respeto."

Ambos chicos judíos aceptaron con respeto mi punto de vista, siempre considerándolo incorrecto, pero sabiendo que cada quien tiene derecho a creer lo que quiera.

Esta experiencia me dejó en qué pensar. Es cierto, quizá Dios no se llame Dios, pero así como dicen que ÉL no tiene una apariencia física definida por ser "espíritu  y fuerza sobrenatural" quizá de la misma manera el no tiene un sólo nombre, cada quién se lo imagina y llama como cree que es, lo importantes es eso: creer, no hay nada más arraigado y propio para una persona que su fe, ¿no creen?

En lo personal para mi es y siempre será Dios, creo ciegamente en ÉL, hasta el día de hoy no me ha abandonado, me ha sido fiel, confío en sus promesas y me sostengo de su mano. Judíos, católicos, cristianos evangélicos, mormones, testigos de jehova, adventistas... no entiendo cual es la guerra entre todos nosotros, si al final de cuentas todos creemos en un mismo Dios.  Nos falta aprender a respetar las creencias y doctrinas de cada quién, como un hombre muy sabio dijo un día "El respeto al derecho ajeno es la paz" y todos y cada uno de nosotros tenemos DERECHO a creer en lo que queramos creer.

-AdriannaRossi-



8 comentarios :

  1. A veces no es necesario ni nombrarlo, cuando te contactas con Él ya es no es preciso darle un nombre. Me encantó esta entrada mi amor :$ y gracias por mencionarme de esta manera cosita. ¡Te amo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me enamora tu manera de pensar fijate :$ Tenes toda la razón mi amor, pero no todos lo comprenden tristemente. ¡Te amo mi cielo!

      Eliminar
  2. Yo en calidad de ateo que proviene de una familia muuuy devota te digo que me gusta la analogía que has establecido. Si todos son libres de creer (o en todo caso) de no creer y si te doy la razón, si existiese no le importaría como lo llamásemos. Espero que a pesar de esta experiencia lo de la banda se concrete! Seria chévere!


    me averguenza pedirte esto, pero me muero porque leas estas dos entradas

    http://hijodelaluna-mphisto.blogspot.com/search?q=el+nombre+no+importa

    http://hijodelaluna-mphisto.blogspot.com/search?q=si+dios+fuera+mujer

    con mis opiniones sobre dios!
    Un abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que concordemos en nuestras formas de pensar a pesar de las diferencias en cuanto a nuestras creencias mi querido Gary... será un placer leer las entradas que me dices. En cuanto a la banda, aún sigue en pie el proyecto y poco a poco lo van sacando adelante. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Que hermoso post, pues tienes mucha razon Adri. Incluso hay gente que pasa de religion en religion solo buscando al verdadero Dios. Cuando hay solo uno y es adorado en todas las iglesias :D

    Saludos.!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es Mel, creo que yo fui una de esas personas, probe muchas "religiones", y me dí cuenta que todas venían a parar en lo mismo, lo que siempre supe, que DIOS sólo hay uno :)

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Ya me lo había dicho mi abue, llámalo como tu quieras, el siempre te escuchara. Y yo si creo que sea así como lo dices, el sabe perfectamente como le llama cada quien, siempre le he llamado Dios y no me puedo quejar de que no escuche mis oraciones.

    Un saludo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las abuelitas y su sabiduría nunca dejarán de sorprenderme. Un abrazo Vale, gracias por leerme siempre.

      Eliminar