Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

miércoles, 31 de diciembre de 2014

El tiempo no pasa en vano, ¡Gracias por todo 2014!

Esta soy yo finalizando un año más, cerrando otro capítulo de éste libro que se llama vida, mi vida es mi obra maestra, yo la voy escribiendo a base de decisiones, golpes, caídas y nuevos comienzos, la voy escribiendo a base de aprendizaje...

Como ya lo había declarado anteriormente: éste 2014 indudablemente ha sido el mejor de todos mis años. Mi vida ha tenido muchísimos cambios en este año que hoy termina y felizmente puedo asegurar que cada uno de esos cambios han sido para mejorar.

Hay momentos en que las cosas suceden pero realmente no logramos comprender bien el por qué, probablemente sus vidas también hayan dado muchos giros inesperados en éste 2014, quizás ustedes no puedan decir que éste ha sido su mejor año, probablemente los cambios que dio su vida en éste momento parezcan ser cambios que sólo han traído dolor y desgracia, sufrimientos y dificultades innecesarias, pero siempre ante cada adversidad debemos mantenernos firmes creyendo fielmente que todo lo que sucede tiene un propósito que va mucho más allá de lo que en éste preciso instante seamos capaces de comprender. 

No todo ha sido color de rosa para mi en éste 2014, he tenido que decir adiós a muchas personas que han significado pilares desde siempre en mi vida, mi abuelita quien me crió desde pequeña ha sido una de ésas personas, aunque en su caso no se trató de un adiós sino de un "hasta pronto", después de todo a la larga todos vamos para el mismo lugar, quienes mueren únicamente se nos adelantan.

Con todo lo bueno y lo malo que ha significado el 2014 creo que siempre vale la pena detenernos un momento y pensar, reflexionar y recordar los momentos vividos, las enseñanzas aprendidas, los errores cometidos... Vale la pena detenernos y tomarnos un segundo para enfrascar en nuestro corazón esos momentos memorables, es cierto que el año se nos va y jamás regresará, pero tenemos la oportunidad de guardar esos recuerdos, no podemos detener el tiempo pero sí podemos atesorar los momentos que vivimos en este tiempo, el tiempo pasa pero los recuerdos quedan.

La vida sigue transcurriendo, nosotros seguimos envejeciendo, ésa es una realidad que jamás podremos cambiar. Tras cada año que pasa, en cada navidad y año nuevo me es imposible no notar que el tiempo sigue pasando y no lo hace en vano: mis tías y tíos cada vez lucen más canas en su cabello, los niños de la familia cada vez lucen menos como niños, mis primas y primos comienzan a casarse, yo misma ya lo hice; Mi madre y sus hermanas cada vez bailan menos pues el cansancio llega más pronto, cada vez somos menos, mi abuela ya no está, en su lugar ahora veo a nuevas generaciones,  bebés que comienzan a descubrir el mundo, que comienzan a disfrutar de sus primeras navidades, les veo emocionados abriendo sus regalos debajo del árbol y no puedo evitar mirarme a mi misma unos años atrás, todo era muy diferente pero la magia era la misma.

Yo misma comienzo a envejecer, quizás aún no se note mucho pero en mi interior se que así es. Ya no soy una adolescente, ahora me he convertido en una mujer adulta, casada... ¿en qué momento dejé de ser ésa niñita que emocionada corría a buscar los regalos que llevaran su nombre bajo el arbolito de navidad? aún recuerdo perfectamente esa sensación, rogaba en mis adentros antes de abrir cada regalo que lo que se encontraba en su interior fuera algún juguete y no ropa, pesaba cada caja imaginando lo que podría contener en su interior; Aún recuerdo la emoción que me provocaba la idea de que cada navidad y año nuevo se me compraría algún lindo vestido o traje, el cual salía a presumir con los niñitos del pasaje en esas fiestas. Todos corriendo con nuestros mejores atuendos, bien perfumados y peinados, enseñando con emoción nuestros regalos, reventando pólvora y disfrutando de su peculiar aroma que en gran parte nos hacia saber que estábamos en plenas fiestas.

¿En qué momento cambió todo? no me di cuenta. Llegó el  día en que rogaba porque me regalaran ropa en lugar de juguetes, en que pedía efectivo en lugar de pólvora o vestidos... llegó el momento en que los niños del pasaje dejaron de ser niños, ya no se presumían sus regalos de navidad, preferían pasearse de la mano con sus novios y novias, haciendo gala de su amor besándose en cada rincón que podían. 

No me percaté, pero ahora lo veo: de esa niña que un día fui realmente ya no queda nada. Me descubro fascinada mirando fotos de mi infancia, perdiéndome en la mirada de ésa niñita que resulta ser yo años atrás, me descubro intentando descifrar lo que pasaba por la mente de ésa niña, intentando recordar los miedos, sueños y alegrías que ésa niñita tuvo; ¡Increíble pensar que ésa niña y yo seamos una misma, pues pensamos tan diferente!

Es típico de estas fechas que nos invada la nostalgia, no puedo evitar extrañar lo que tuve, lo que fui, extraño mi infancia, ésa vida utópica en la que aparentemente no teníamos mayor preocupación que la de pasar las materias en el colegio. Pero heme aquí, vuelvo a mi realidad: tengo 22 años, un maravilloso esposo, una familia que siempre ha estado y sigue estando conmigo, una abuela que hoy me cuida desde el cielo y toda una vida por delante.

Esta soy yo finalizando un año más, cerrando otro capítulo de éste libro que se llama vida, mi vida es mi obra maestra, yo la voy escribiendo a base de decisiones, golpes, caídas y nuevos comienzos, la voy escribiendo a base de aprendizaje, entre más aprendo más maduro y entre más maduro mejor escribo.

Adiós 2014, gracias por todo lo bueno y lo malo, gracias por cada enseñanza, gracias por las alegrías vividas y el dolor sufrido, gracias por cada sonrisa y cada lágrima, por cada caída, por cada piedra del camino... gracias por permitirme aprender de ti, gracias por irte haciéndome saber que hoy soy mejor persona, gracias por ayudarme a crecer. Estoy lista para nuevos retos, estoy lista para un nuevo año.

-AdriannaRossi.-


2 comentarios :

  1. Tienes razón, tu vida es tu obra maestra, qué bueno que la escribas de la mejor manera. Un abrazo y que el 2015 también te traiga de todo un poco :)

    ResponderEliminar
  2. 22 años y te sientes vieja? Yo voy a cumplir un cuarto de siglo este año jeje... sin lugar a dudas el 31 es un día para pensar en lo que nos sucedio del año q se va... qué este 2015 sólo traiga prosperidad.

    Saludos!

    ResponderEliminar