Blogger news

gadgets para blogger

La frase...

"Te lamentas continuamente de cosas que dejaste de hacer o que hiciste mal en el pasado, como si eso sirviera ahora de algo. ¿Por qué no te perdonas y aceptas que hiciste lo mejor que sabías en cada momento y lugar?, tienes derecho a evolucionar."

domingo, 10 de noviembre de 2013

Una persona muy especial.

Hace un par de semanas, murió una primita mía... desde entonces he tenido la intención de escribir sobre ella, pero hasta ahora he tenido la oportunidad. 

Sí, la muerte es parte fundamental e inevitable de la vida: todos nacemos condenados a morir, tarde o temprano, así es. Pues básicamente mi prima nació condenada a morir, sin saber lo que era verdaderamente vivir. Se llamaba Karla, y nació bajo una condición muy lamentable, que la sentenciaba a pasar sus días postrada en una cama, sin poder caminar, ver o comunicarse. El único sentido que mi prima tenía sano y bastante desarrollado era el de la audición. 

Cuando mi prima nació, los médicos le dijeron a mi tía que difícilmente su hija lograría sobrevivir diez años, y anteriormente dentro de mi familia había habido un caso así, en el que la niña sólo había vivido hasta sus seis años. Aunque las palabras de los médicos fueron crudas, mi tía no se rindió, e intentó sacar a su hija adelante. 

En plena guerra civil en mi país, mi tía y mi abuela llevaban a la pequeña niña en brazos, a que le hicieran terapias en sus piernas y manos, teniendo la esperanza de que la calidad de la niña mejorara aunque sea en poco; Así lo hicieron hasta que un día una de las mismas terapeutas (una muy insensible por cierto), le dijo a mi tía que dejara de perder su tiempo y gastar sus energías, que la niña no progresaba, y que muy probablemente jamás lo haría. Decepcionada, mi tía se resignó, y se limitó a cuidar a mi prima de la mejor manera que pudo.

Y así pasaron los años... rara vez podía ver a mi prima, usualmente mi tío la llevaba en brazos cada navidad a la casa de la abuela, que es donde toda la familia se reune año con año a celebrar esas fiestas. Apenas lograba ver escasos segundos a mi prima, en lo que mi tío la cargaba desde el microbús hasta una habitación aislada de la casa, ya que debido al desarrollado sentido del oído que tenía mi prima, la música, las voces y la pólvora que se reventaba afuera, solía alterarla mucho. 


Recuerdo que de pequeña, en esas navidades, solía escabullirme al cuarto donde tenían a mi prima, y en el mayor de los silencios, me recostaba en la cama que estaba contigua a la suya... nunca fui demasiado sociable, y a mi también me alteraba un poco el bullicio de la gente. Estar con mi prima me transmitía un alto grado de paz. 

Aveces de la nada, ella sonreía y se carcajeaba descontrolada, volteando sus ojos en blanco hacía el techo, como si estuviese viendo algo maravilloso, su rostro se iluminaba y era verdaderamente agradable verla. 

Otras veces se estresaba, quizá porque escuchaba sonidos que no le gustaban, se alteraba y comenzaba a golpearse descontroladamente en la cabeza... llegaba al punto en que se desangraba las manos, y a mis tíos no les quedaba más remedio que amarrarle los puños, para evitar que se hiciera daño. 

Aunque tengo muy pocos recuerdos de mi prima, los que tengo, los tengo muy presentes y claros. 

Mi prima desafió los diagnosticos de los doctores, y se podría decir que se convirtió en un verdadero milagro; No vivió seis, ni diez años... vivió 38 años, y en esos 38 años se ganó el corazón de todos aquellos que pudimos conocerla. 

Aunque tenía 38 años, para mi (y para todos en la familia) ella siempre fue una niña, y es que verdaderamente lo fue. Murió con un alma, un cuerpo y una mente pura... con una pureza que muy pocos logran concebir. 

Su partida nos tomó por sorpresa, y verdaderamente quebrantó a mi familia, pero al mismo tiempos nos unió mucho... Definitivamente es en los momentos difíciles, cuando verdaderamente se muestran los sentimientos e intenciones de las personas; Y si hay algo que caracteriza a mi familia, es que pese a algunas diferencias que hemos tenido, somos una familia demasiado unida, con un profundo sentido de amor fraternal, bien inculcado por mis abuelos.

El pasado 2 de noviembre, como ya es tradición en la familia, fuimos todos a enflorar a nuestros familiares difuntos... Llevamos un canopy, y todo lo necesario para desayunar ahí, alrededor de las tumbas de mi abuelo, mis tíos, mi primo, y ahora mi prima Karlita. Generalmente pagamos a unos niños que merodean el cementerio, para que limpien las lápidas y planten las flores, pero este año fue diferente... en familia nos unimos, y ensuciando nuestras propias manos, abrimos uno por uno los hoyos, y plantamos las flores que llevamos. Las tumbas quedaron preciosas; Rodeamos la lápida de Karlita con flores rosadas, color quinceañera... cuando terminamos y vimos el resultado de nuestro esfuerzo, la sensación fue maravillosa. 



Sí, me ensucié las manos, la ropa, y me quemé y sudé terriblemente, pero no cambiaría esa sensación por nada del mundo.

Espero no haberlos aburrido con esta entrada tan personal... pero verdaderamente necesitaba escribir sobre mi prima; Y es que aunque tengo bonitos recuerdos de ella, hubiese deseado tener más, pasar más tiempo con ella, pero ahora ya de nada sirve lamentarse, más vale recordar esos pocos, pero bonitos momentos que pasé a su lado.

Lo que puedo concluír de esto, es precisamente eso: apreciemos a nuestros seres queridos, y valoremolos en vida; No dejemos que las diferencias y los orgullos nos alejen de nuestra familia ni de nuestros seres queridos... quizá después nos arrepintamos y lamentemos, cuando ya sea demasiado tarde para recuperar todo el tiempo perdido.

Nadie sabe lo que tiene, hasta que lo pierde.

-AdriannaRossi.-

12 comentarios :

  1. Una preciosa entrada, me ha llegado al corazón y me he emocionado.
    Un beso

    ResponderEliminar
  2. Sí que se sabe lo que se tiene pero uno no piensa que lo pueda perder y se confía. Después de 38 años imagino que no se lo esperaban y os ha pillado por sorpresa. Lo lamento muchísimo, lo que has descrito, como a Silvia, me ha llegado al corazón y me ha emocionado. Muchísimas felicidades por la familia tan bonita y unida que tienes, su trabajo en el cementerio quedó precioso.
    Un beso y un abrazo enooorme en estos momentos que seguro que lo necesitas!

    ResponderEliminar
  3. Una entrada verdaderamente preciosa, un detalle muy hermoso por tu parte escribir estos bonitos recuerdos con todos tus lectores. Es algo que llega al corazón y que sin duda nos hace reflexionar a todos. Siento mucho tu pérdida, pero muchos ánimos a la familia con todo. Estoy convencida de que a tu prima le habrá encantado el detalle de recordarla, de mostrarla al mundo como tú lo has hecho, porque así nos haces a todos pensar realmente en el valor de la familia. Un beso muy grande, querida.

    ResponderEliminar
  4. Terriblemente doloroso y sentido. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. No me aburrió para nada leer esta entrada, me parece preciosa y me conmovió. Son almas muy puras las de estas personas que nacen en semejantes condiciones, en verdad uno quisiera poder hacer algo, para que puedan vivir la vida.
    Muchos éxitos ♥

    ResponderEliminar
  6. Vaya una entrada preciosa, he llorado y todo. Si que es verdad que hay que valorar lo que se tiene porque cuando se pierde.. Muchos animos, hay que ser fuerte! Tu blog en general es genial, las fotos, las entradas, todo. Desde ahora mismo te sigo, espero que te pases por mi blog y si te gusta no dudes en seguirme. Un beso guapa:)

    ResponderEliminar
  7. Adrianna, solo puedo decir lo que ya te han dicho anteriormente.
    Emotiva y preciosa entrada.
    Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  8. Es una entrada preciosa que incluso me hizo llorar. Es fantástico el diseño del blog y su distribución. Me hago seguidora desde ya y te invito a pasar por el mío http://alacicadelcafe.blogspot.com

    ResponderEliminar
  9. Es una entrada muy hermosa. Yo tengo un hermanito que es autista y tienes discapacidades (no físicas) pero sé qué más o menos lo que tu tía pasó.
    Estas personas nos enseñan a ver mejor la vida, a que a pesar de sus dificultades luchan por seguir viviendo. Son personas nobles sin ningún sentimiento negativo como nosotros, personas "regulares" o mal llamados "normales".
    Tu prima y mi hermano son ejemplos de vida, que a veces pueden ser punto de broma para algunas personas ignorantes.
    No me aburrió lo que escribiste, al contrario, me llenó los ojos de lágrimas.
    Besos y abrazos, espero verte pronto por acá.

    ResponderEliminar
  10. No me aburriste en absoluto, me encantó como hablaste de tú prima, de una manera muy cercana. Si que desafió a los doctores en toda regla.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Duelen mucho algunas partidas. Muy bonita entrada, Adriana.

    ResponderEliminar